Tipos de pañales ecológicos

Un pañal de tela se compone básicamente de dos elementos: una parte absorbente y una impermeable que debe ser respirable para proteger la piel del bebé. El PUL (laminado de poliuretano) es la tela técnica más utilizada ya que es respirable e impermeable. En esta tabla mostramos los sistemas más comunes.

Los elegidos de Eco Party

Híbridos con hamaca de PUL importado: vienen por talle para lograr un calce perfecto sin marcar la piel del bebé. Se ajustan con velcro. Son muy fáciles de colocar y se puede utilizar cualquier absorbente ya que quedan «encerrados» en la hamaca impermeable que funciona como doble barrera. Son anti fuga y se puede reutilizar el cobertor cambiando sólo los absorbentes, con lo cual ahorramos en cantidad de pañales necesarios y lavado. Se puede regular la cantidad y tipo de absorbentes según el momento del día

Características Eco Party

Cobertores de lana: muy prácticos sobre todo para recién nacidos, ya que con gasa o algodón podemos armar predoblados y ajustarlos con el cobertor. Son lanolizables y tampoco requieren lavado frecuente

Otros sistemas

Todo en uno: Cobertor con absorbentes cosidos. Es el de mayor mantenimiento ya que hay que lavar todo cada vez que se ensucia.

Todo en dos: Los absorbentes se abrochan al cobertor. Generalmente son unitalla, y se regula el talle del cobertor con broches. No admiten cualquier absorbente justamente por ir abrochados al cobertor

Rellenables o de bolsillo: Estos sí admiten cualquier absorbente pero hay que prestar mucha atención a la tela del bolsillo que es la que va a estar en contacto con el bebé. Generalmente son sintéticas

Ajustados: tienen la ventaja de ser fáciles de hacer en casa (hay muchos tutoriales en youtube). De nuevo es importante elegir bien las telas. En Argentina se consigue Twinset (Pul de origen argentino tri-capa) y los absorbentes se pueden confeccionar reciclando telas de algodón

Ventajas de los pañales de tela

Económico

Un pañal Ecoparty cuesta lo mismo que un paquete de descartables que dura sólo 15 días.

Un bebé utiliza un promedio de 6000 pañales en 3 años de vida.

En pañales de tela, con 4 pañales y 12 absorbentes por talle es suficiente en la mayoría de los casos. Aun si elegís no utilizar absorbentes de tela, reducís drásticamente el presupuesto en pañales.

Pueden ser usados por los hermanos, regalados o vendidos. Es un hecho que los bebés que usan pañales de tela aprenden antes a controlar sus esfínteres, y con menor esfuerzo por parte de sus padres. La razón básica es que cuando mojan un pañal de tela, lo notan inmediatamente.

Si el bebé sólo hizo pis, puede cambiarse el absorbente sin lavar todo el pañal.

Ecológico

Los pañales desechables dejan aproximadamente unos 2.700 kilogramos de desechos no biodegradables (sin considerar los desperdicios generados al fabricarlos) por bebé, 60 veces más desperdicios sólidos que la tela. Usan 20 veces más materia prima como petróleo y pulpa de madera. Se estima que el tiempo de descomposición de un pañal desechable toma alrededor de 250-500 años bajo circunstancias óptimas.

Los pañales desechables son el tercer artículo de consumo depositado en los vertederos, y representan el 4% de los desperdicios sólidos. Un niño usando pañales desechables genera el 50% de la basura de su hogar En este enlace  encontrarás muchos artículos sobre la importancia de la disminución del uso y desecho de plásticos para el medio ambiente y la vida.

Ergonómico

El ajuste se logra a través de elásticos y velcro, sin broches ni botones. Separamos porta absorbentes y funda exterior para que seque más rápido. Esto también permite que el pañal no abulte tanto y que no le ajuste las piernitas ni cintura al bebé. Si el bebé sólo hace pis, puede cambiarse el absorbente sin necesidad de cambiar el pañal.

Están confeccionados con telas livianas, respirables e hipoalergénicas.

Brindan la seguridad de que todos los materiales en contacto con la piel del bebé están libres de sustancias tóxicas certificación Oeko Tex 100.

En 1955, antes de que los pañales desechables fuesen introducidos al mercado, se estimaba que el 7% de los infantes y niños padecían de reacciones alérgicas al pañal. En 1991, mucho después que los pañales desechables dominaban el mercado, el número aumentó a 78%. Los pañales desechables contienen residuos de Dioxina, que surge del proceso del blanqueo de papel, y Poliacrilato de Sodio, un polímero súper absorbente (SAP) que se convierte en una sustancia gelatinosa cuando se moja. Puede causar irritaciones de la piel y reacciones alérgicas.