Dejar los Pañales

Para los padres, el paso de los pañales a la pelela suele ser una de las principales preocupaciones en la primera infancia de sus hijos. Y si bien esto suele ocurrir entre los dos y los tres años de edad, también puede ser antes o después

Lo que hay que saber es que todos los niños competentes neurológicamente llegan a dejar los pañales en algún momento. Y es fundamental que, como padres, no se decida arbitrariamente «sacar los pañales», sino entender que este paso se relaciona directamente con el desarrollo neurológico del niño y con su estado psicológico o emocional.

Es decir, no existe época del año ideal (aunque el deseo de muchos adultos es hacerlo durante el verano) y hay que tener presente que determinados acontecimientos (nacimientos de hermanos, mudanzas, separaciones, viajes, etcétera) tienen una consecuencia directa en el estado emocional del niño y pueden afectar la transición.

Recomendaciones para padres

Ningún proceso madurativo en los niños es lineal. Es frecuente que haya avances y retrocesos dentro de rangos normales y por eso resulta fundamental acompañar a los hijos en este crecimiento tan especial:

  • En los diferentes estadios previos y en el momento del cambio del pañal, es importante estimularlo a través de frases alentadoras y hasta recurrir a objetos específicos como pelelas que le llamen la atención o ropa interior que les resulte atractiva (como, por ejemplo, que tenga sus personajes favoritos). Es fundamental que los chicos lo asocien con situaciones divertidas y positivas.
  • Conectado con el punto anterior, también es útil recurrir a libros y canciones que hablen sobre este tema. Es importante que cada niño viva este hecho madurativo con alegría y disfrutando de su nueva autonomía.
  • Los pañales de aprendizaje son muy útiles en estos momentos porque funcionan como un paso intermedio entre el pañal descartable y la pelela.
  • Una vez que se logra el control diurno, los padres pueden comenzar a observar los pañales después de las horas de la noche. No se aconseja despertar a los chicos por la noche para llevarlos al baño, sino que si ven que el pañal está seco varias noches seguidas, se acuerda con el niño el retiro definitivo de los pañales. No es menor resaltar que el control nocturno puede ocurrir hasta un año después del diurno.

El hecho de que el control de esfínteres se cumpla depende de la creación de un ambiente cómodo y de la seguridad de los padres. Es fundamental que la familia acompañe con paciencia este proceso y no se desaliente por los aparentes retrocesos que vayan ocurriendo.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/dejar-panales-que-tenes-saber-esta-etapa-nid2279173

Teniendo todo esto claro, podemos decir que dejar el pañal debería ser un proceso respetuoso y natural, para ser más concretos, no podemos obligar a ningún niño a que deje el pañal.FRASES QUE NO AYUDAN

NO PREMIES «Cuando termines de hacer pipí te daré una cosita (premio)»
NO ETIQUETES «Eres un cochino, se hace pipi en el váter»
NO ANTICIPES «Ya eres mayor tienes que hacer pipí en el váter, los pañales los llevan los bebés»
NO COMPARES «Ves fulanito hace pipí en el váter, tu también deberías»
NO CASTIGUES «Si te vuelves hacer pipí encima nos vamos del parque»
NO HABLES DELANTE «Mi hijo todavía lleva pañal, no hay manera de quitárselo, le cambio más de 5 veces al día ¡estoy harto/a!

Con estas frases y obligando al niño tomaríamos el camino equivocado, el niño no dejaría el pañal por propia naturaleza y conocimiento de su nueva conquista, sino que lo haría porque alguien se lo dice y ese sentimiento hacia el adulto le condicionaría. Entonces en esa situación posiblemente «recaiga» y vuelva hacerse pipi encima ¿Por qué? Sencillo…no estaba preparado y le estábamos obligando.QUE TIENES QUE TENER CLARO:1. Dejar el pañal no es cuestión de edades 2. Dejar el pañal no es una competición «mi hijo ha dejado ya el pañal ¿el tuyo todavía no?» «El mio lo hizo con 18 meses ¿¿¿¿el tuyo tiene 2’5???» Ante este tipo de comentarios o similares debemos desconectar.3. El verano no es el mejor momento para dejar el pañal, no hablamos de estaciones, hablamos de emociones.4. Dejar el pañal más tarde de lo que se conoce como «normal» (esto de normal es muy discutible) no supone ningún problema para el niño ¿Por qué si para el adulto? 5. Imponer nuestra voluntad sobre la del niño si puede causar rechazo y un problema para el niño.6. EVITAR premios y castigos para que nuestro hijo deje el pañal. 7. Ante los cambios (llegada de un hermano, escuela, suceso inesperado, cambio de rutina) es normal que nuestro pequeño vuelva a los inicios, es decir, vuelva a hacerse pipi encima. Esto no es cuestión de dicho y hecho, aquí hay un proceso de aprendizaje y todos los aprendizajes se crean mediante la repetición, la práctica y el error. Pero sobretodo el respeto «sigue al niño».¿QUÉ PODEMOS HACER DESDE UNA VISIÓN RESPETUOSA AL ESTILO MONTESSORI?1. Podemos preparar el ambiente con todo lo necesario, para que se sienta cómodo: orinal, asiento, espejo, pápel del water, calzoncillos/bragas, pañales de entrenamiento, libros/cuentos, lavabo a mano (con pedestal o en el videt)

2. Podemos proporcionarle pañales que no absorban tanto (los de tela son ideales) donde el pequeño pueda sentir la humedad, y decida que es necesario cambiarse puesto que está incomodo.3.Dotarle de ropa fácil de poner y quitar (pantalones con elástico arriba, evitar en la medida de lo posible vaqueros, pantalones con botón, bodys y petos difíciles de quitar para el niño)4. Podemos involucrarlo en las horas en las que nosotros vamos al váter para que nos observe, que seguro que ya lo habrán hecho. Pues desde que uno es madre/padre creo que la intimidad a estos niveles se pierde.5. Podemos acompañarle, aceptar y respetar que no es su momento y que necesita tiempo, como todo lo que ha ido haciendo desde pequeño…un ser humano no nace andando…ni tampoco controlando su esfinter…ambas cosas necesitan de su PROCESO NATURAL. 6. El control de esfínteres va ligado a un proceso madurativo del cerebro del niño, esto no significa que cuanto más maduro más listo el niño, no en absoluto. Hablamos de que el cerebro establece conexiones entre el cerebro el sistema nervioso y los músculos que controlan el esfinter. Hasta que eso no se da…el niño no tiene conciencia de su cuerpo, no controla por tanto, de forma voluntaria su esfinter. 7. Una vez el pequeño esté preparado podemos crear rutinas, el cuerpo es sabio, como un reloj. La misma rutina que tiene el adulto nada más levantarse o acostarse le puede beneficiar al niño.FRASES QUEAYUDAN

MUESTRA «Esto es un water, como el de mamá y papá» «aquí están los pañales»
INVOLUCRA «Voy al váter ¿te apetece acompañarme?»
HABLA mientras le ayudas a poner el pañal de pie nombra las partes del cuerpo, indícale los pasos que estás haciendo. invítale a que se ponga el pañal el/ella mismo/a.
ACOMPAÑA «Veo que estás incómodo ¿te sientes mojado? Podemos ir a cambiarnos»
FOMENTA «¿ Te apetece que leamos «X va al váter»?
DIVIERTE crea juegos que estén relacionados con los objetos de un baño, secuencias con los pasos de ir al váter, etc.

Una de las cosas que ponemos en un ambiente preparado Montessori en la zona del baño para los pequeñines es un espejo, en casi todos los ambientes Montessori así lo tienen. Allí cuando los niños ya andan y mantienen el equilibrio se les cambia de pie a poder ser frente un espejo. Esto les da conciencia de lo que está sucediendo, incluso ellos mismos pueden quitarse el pañal y coger otro. Este proceso también les ayudará a conocer su propio cuerpo ¿Por qué no hacerlo en casa? Esto no significa que le obliguemos a sentarse en el orinal. Que sí…estará ahí preparado (el orinal), pero para cuando él/ella se sienta capaz. Si observamos que es oportuno podemos invitarle hacerlo, pero no obligar.IDEAS DE AMBIENTES PREPARADOS PARA EL BAÑO

fuente: dub124mail.live.com

fuente: elternvonmars.blogspot.com.au

fuente: howwemontessori.com

fuente: milkeyes.com

fuente: pinterest

Como decía la Dra. Montessori «No me sigan a mí, sigan al niño» o lo que es lo mismo dejemos de seguir los intereses de los adultos y empecemos a aceptar la realidad tal y conforme es, no podemos ir contra la naturaleza, debemos acompañarla. Así que el momento de dejar el pañal, en resumen, lo sabremos siguiendo a nuestros pequeños, observando, acompañando, guiando.

Fuente: https://www.aprendiendoconmontessori.com/2017/03/dejar-el-panal-al-estilo-montessori-7/